14 Marzo, 2016 jaime

A Seara

A Seara, es una pequeña aldea de la montaña gallega que da nombre al largometraje documental dirigido por Pepe Coira sobre la restauración que sufrió ese nucleo hace más de diez años. Se miran ahora con perspectiva aquellas obras que pretendían servir para convertir el pueblo en un “bonito y turístico nucleo de montaña”. Yo hice la dirección de fotografía y a continuación detallo como fue el documental desde mi punto de vista.

Cuando Jesus Vecino (A Fonsagrada Producións) me llamó para el trabajo, mi alegría fue doble. Por un lado por trabajar junto a Pepe Coira, y por otro, por hacer un documental en A Seara, un pueblo precioso en la Serra do Caurel, uno de mis lugares favoritos de la montaña gallega. Conocía muy bien el entorno de A Seara de hacer un montón de rutas, incluso me había quedado a dormir varias veces allí en el refugio de tiene la Federación Gallega de Montaña y en el Carrete (una pequeña pensión), pero era ajeno a todas aquellas obras. En el docu desde luego no solo se habla de arquitectura, se habla de las personas que participaron en todo esto y de como les afectó a cada una de las partes: vecinos, arquitectos, y autoridades. Creo que es muy coral y honesto, en el aspecto de que se ponen encima de la mesa las opiniones de todo el mundo y se presenta como estaba el pueblo antes y durante la restauración, y como está a día de hoy.

Fot_Seara_01

Fotograma en el que se ve el pueblo en medio de la Serra

La pre producción

Al hablar de un hecho pasado, las entrevistas tienen mucha importancia ya que son en buena medida los cimientos del montaje. Yo estaba pensando en hacerlas con un planteamiento visual estético, bonito pero estándar. Pero Pepe pensaba en algo diferente, menos artificioso, un plano medio largo o americano, en el que el entorno juega, y con una iluminación muy natural. Me enseñó La Vie Moderne de Raymon Depardon, un documental exquisito sobre un grupo de campesinos del sur de Francia en el que se ven este tipo de entrevistas. Es verdad, que en ese caso, la naturalidad que desprende el cuadro se debe en buena medida a que Depardon había convivido con esa gente durante mucho tiempo y eso se nota. También nos inspiramos en el fantástico plano inicial de La Vie Moderne para el comienzo de nuestro documental. Se trata de la llegada al pueblo por carretera a modo de plano subjetivo. En el caso de Depardon lo hace en un plano secuencia, y nosotros lo hacemos en una secuencia de montaje con varios planos.

La vie

Pero el reto vino en otro tipo de entrevistas. Pepe había pensado en momentos en los que los personajes no eran entrevistados directamente, si no que mientras paseaban por la aldea, comentaban entre ellos in situ como fueron los arreglos, como estaba todo ahora, etc. Por la posible duración de las charlas (que podía ser bastante, de una hora para arriba) la primera opción fue hacerlo a trípode cambiando el tiro de cámara a medida que se iban moviendo, pero lo descartamos rapidamente porque habría que cortarles cada poco con lo que perdería toda la naturalidad, además de que sería caótico. A si que propuse hacerlo en steady de forma que estarían siempre acompañados moviendose libremente, podría girar con ellos, ver lo que ellos estaban viendo y quedaría natural. La dificultad sería llevar la steady durante tanto tiempo seguido.

Como equipamiento de cámara, estrené la Sony FS7 de Filmax Galicia. En otra entrada del blog ya comenté mis impresiones sobre la cámara, ópticas, y la configuración de imagen que usé para el documental: Ver Sony FS7. Primeras impresiones, y respecto al equipo de luz, como tenía que ser mínimo por cuestiones presupuestarias y de transporte, me llevé una TheLight Velvet 2 y un reflector Lastolite con su soporte de trípode. Cuando tienes que trabajar con lo mínimo, lo mejor es que sea lo más versatil posible, y las Velvet al ser regulables en intensidad y color se adaptan a cualquier situación. Aunque era un equipamiento de luz muy pequeño, realmente fue perfecto para el documental, suficiente para unas entrevistas en las que se pretendía la naturalidad, y además también adecuado para montar en casa de los personajes sin que suponga un incordio muy grande para ellos.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Momento de la grabación en A Seara en este caso con una lente Canon L + adaptador Metabones

El rodaje

La grabación se repartió en unas 13 jornadas entre Mayo y Noviembre de 2015. A nivel de planos recurso, ese número de jornadas fue suficiente ya que A Seara es un sitio pequeño y facil de abarcar. Pudimos grabar el lugar con los cambios propios de las estaciones, y no es que eso fuese esencial en la historia, pero visualmente enriquece mucho. De echo hay unos planos determinados que repetimos a medida que cambiaban las estaciones para tener el mismo cuadro y ver los cambios en el paisaje. Nos faltó la nieve, pero ese año el frio de verdad se retrasó mucho y ya no nos pilló grabando. 

Quizás una de las cosas más peculiares para mi, fueron esos paseos largos en steady siguiendo a personajes.  Hicimos dos bloques: uno con todos los arquitectos que iniciaron las obras, y otro entre Guiti (arquitecto jefe de obras) y Carrete (el dueño de la pensión). La verdad, ahora no recuerdo cuanto bruto hicimos en cada bloque, pero fue mucho. Grabé centrándome en los personajes en varias tomas de 15 a 20 minutos, y en otras jornadas hice los subjetivos (lo que ellos veían) para montar. Para que no supusiese un problema a nivel físico, tuve que aligerar lo máximo el sled  de la steady (poste donde va la cámara y monitor) a pesar de perder el aplome y la inercia que te da llevar más peso, y de hecho los movimientos se notan…ligeros…aunque creo que como estamos centrados en los personajes, funcionan muy bien. En estas tomas procuraba tener la exposición en manual, pero en alguna ocasión tuve que recurrir al auto iris de la cámara (aunque siempre modificando el valor de compensación de exposición) para que me ayudase en algunos momentos. En este aspecto me ayudó el llevar la óptica Sony 28-135 ya que hace cambios lineales de iris a diferencia de las ópticas fotográficas que van a saltos.

A Seara. Largometraje documental

Preparación antes de la steady larga de los arquitectos

Fot_Seara_07

Fotograma. Momento de la steady larga con los arquitectos desde la zona de la iglesia.

En las entrevistas normales, al tener poco apoyo de luz, fue especialmente importante situar muy bien al personaje, tanto en interiores como en exteriores, para que la luz natural, o la propia luz artificial del sitio me ayudase lo máximo posible, y teniendo muy en cuenta en ambos casos la evolución del sol ya que las entrevistas podían durar bastante. En exteriores solo usé el Lastolite para reflejar luz, a pesar de que la Velvet 2 da luz suficiente para trabajar en exteriores y además puede usar baterías. En este tipo de formatos, las entrevistas suelen ser largas. Una o dos horas podrían ser duraciones normales en muchos casos. Por eso hablo de la importancia de ver muy bien como va a estar el sol antes de empezar la entrevista  (esto afecta a exteriores pero también a interiores) no solo en el momento de arrancar la entrevista, si no en un periodo amplio de tiempo. Para ver como va a ser la evolución del sol, tanto en dirección como en altura, hay muy buenas apps para móviles, pero yo sigo trabajando con una brújula, un inclinómetro, y la tabla solar impresa del mítico programa SunPath.

Fot_Seara_03

Fotograma. Entrevista a Donald, el inglés de A Seara, en su casa restaurada

Ya desde el primer dia de rodaje, no teníamos un plan diario de trabajo cerrado, manejábamos una especie de escaleta global de todo lo que había que hacer pero las jornadas estaban bastante abiertas a cambios. Teníamos el equipo siempre preparado por lo que se nos pudiese presentar delante, y de hecho hay muchas cosas que entraron en el montaje final del docu que surgieron de repente: desde entrevistas, como la de unos visitantes de Madrid que querían comprar una casa ahora que el pueblo estaba tan bonito, o la de un chico que se había criado allí pero que hace 20 años que no venía…Hasta planos curiosos de vida cotidiana, los animales que conviven en la aldea (que por cierto nos dieron mucho juego) cosas como una cabra que de repente paseaba por encima de los tejados…..Y después momentos especiales de luz…el sol colándose entre las nubes dibujando manchas de luz en el paisaje…en fin, un montón de cosas para las que había que estar siempre alerta. Una suerte de documental para hacer fotografía, y sobre todo en mi caso que me apasiona la montaña.

Finalmente comentar que creo que fue un acierto el haber usado en cámara la curva de gamma HG7 debido a que no hubo mucho tiempo para el etalonaje. Ya lo comentaba en el otro artículo del blog al que me referí antes, pero recordar que a nivel de latitud, esta es una curva de imagen a medias entre una curva Log (muy abierta) y una curva estandar (muy limitada), lo que da un rango generoso y al mismo tiempo una imagen que necesita poca intervención en etalonaje comparada con una curva Log. En este aspecto, la curva equivalente en las Canon C sería la Wide Dinamic Range, y reconozco que esa curva de Canon me gusta algo más en el aspecto de que esa imagen sí que es mucho más bonita tal cual sale de cámara. Quizás en el caso de la Sony, la HG7 necesite un poco más de trabajo.

Fot_Seara_05

Fotograma. Estabamos grabando otra cosa, y de repente aparece este ganado mixto de vacas, caballos, ovejas y cabras.

Fot_Seara_02

Fotograma. Este momento del anochecer me gusta especialmente como fotografo y amante de la montaña.

Además de Pepe y yo, contamos con Rafa Corral en producción y puntualmente Fran Arcay en sonido.

Tagged: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,